lunes, 1 de diciembre de 2008

Sobre pizarras digitales

No podría definir muy bien la situación actual de la tecnología educativa actual. Por un lado, el mensaje constante de “no sólo tecnología” parece universal en la comunidad bloguera. Pero por otro, no son más numerosos, por no decir únicos, los comentarios sobre los aparatos y no tanto sobre sus posibilidades educativas.
Aquí quisiera mencionar especialmente la pizarra digital, no por entender que sea un mal instrumento, más bien porque pienso que es el instrumento peor contextualizado y más falseado con intereses comerciales. Y es que estoy cansado de escuchar eso de “motiva mucho”. Primero: no por el hecho de que un instrumento motive (mucho o poco, me da igual) vamos a conseguir que los alumnos aprendan (de nuevo, mucho o poco). A los niños les motivan muchas cosas, no hace falta comprarse una pizarra digital para eso. Simplemente se trata de conseguir que aprendan significativamente, y aunque la motivación vaya en muchas ocasiones implícita en ello (no siempre) no quiere decir que podamos justificar una herramienta con el uso de tal maravillosa palabra, “motivación”.
En muchos centros conocidos he podido observar el modo en que se cambian las antiguas pizarras por la pizarras digitales. Y qué se hace? Quizás lo mismo que se hacía en el ordenador… no ha cambiado gran cosa. La perspectiva de enseñanza es la misma, el profesor utilizando la pizarra como elemento de trasmisión y a su espalda el alumnado, que algunas veces tiene la oportunidad de tocar el juguete, eso sí, algo que también podía hacer antes manchándose las manos.
Veamos, no discuto la herramienta, pero tampoco creo que se trate de lo más. Entiendo a las personas que la justifican, ya que es algo que tiene que estar ahí, y aunque no discuto que existan personas que justifiquen el cómo, lo más que podemos ver son comentarios para estar alfabetizados y no para tener competencias. Tampoco veo una actitud crítica en relación a todo el mercado que hay detrás cuando literalmente Smart y cía. se están forrando. Gracias a eso podrán poner la pasta para las investigaciones, claro.
Creo que esta entrada sería muy criticada de leerla alguien. De todas formas pongo un vídeo que creo que justifica mi modo de pensar. Vídeo por cierto, respaldado (u otros parecidos) por gran parte de la comunidad educativa.


14 comentarios:

moodler dijo...

Hi Jim!

Coincido contigo: las pizarras digitales son pizarras. Nada nuevo bajo el sol.

Con lo que me gusta a mi innovar!

Carlos González Ruiz dijo...

Ahora mismo estoy cursando en mis practicas en el CITA, un taller dedicado a la pizarra digital. Estoy de acuerdo contigo totalmente, esta pizarra es sólo un medio más,al igual que un libro. El problema es que se sigue el mismo enfoque tradicional de la enseñanza-aprendizaje. Por mucho que introduzcamos nuevos recursos a las aulas, estos por si solos no van a innovar. Para ello se necesitan una serie de pasos anteriores muy importantes.
Saludoss

Conchita dijo...

Este comentario no tiene nada que ver con las pizarras digitales, quizá porque aún no las conozco bien y me abstengo de valorarlas.
Escribo en este blog por primera vez porque se llama como se llama. Porque quien toma por nombre a Lummerland y a Jim Boton, no puede ser que lo haga en vano.
He sido tu primera seguidora (¡a ver con qué se me premia!) sin mirar el perfil y casi sin saber de qué va tu blog, pero espero que sepas llevar tu nombre con honor.
¡Ah!, he llegado aquí gracias a A Nosa Biblioteca; hay garantías y garantías.

Conchita dijo...

Perdón, mi manera de llegar no ha sido a través de A Nosa Biblioteca, si no a través de Prrofesor Pôtachov. "Tanto monta, monta tanto".

Jim Boton dijo...

Hola Cochita!
La elección del nombre del blog y el de Jim boton los he sacado, como sabrás, del libro de Michael Ende.
Ahora me pones en un aprieto. Si consideras que la calidad del blog va a ir ligada con la calidad del libro, mejor no vuelvas, porque nunca podré estar a la altura de la obra. Simplemente tomé prestado estas señas de uno de mis autores preferidos. Sin embargo, sin ser Michael Ende, Jim Boton, el gran Lucas el maquinista, la gorda Emma, ni el Rey Alfonso Doce Menos Cuarto, te animo a que sigas interviniendo aquí. Si compartimos los mismos gustos literarios, quizás también podamos compartir algún interés más, por ejemplo, alguno educativo.
A los demás, gracias por escribir.
Moodler, las pizarras son pizarras, y punto. Están guays, creo que se les puede sacar jugo, pero no quiero contribuir a una mentalidad de toda la tecnología es buena si es nueva. El nombre lo dice, si cambiamos la antigua pizarra por la nueva no pasa nada. No hay diferencia entre usar la tiza a escribir con el dedo. tiene más cosas y tal, pero... el cambio debe ser otro.
Por lo menos, será interesante el debate, y ver cómo utilizarla, que es lo que nunca se dice.
Carlos, me quedo con eso de que "El problema es que se sigue el mismo enfoque tradicional de la enseñanza-aprendizaje". Es así, pero creo que la herramienta tiene mucho camino por delante, está en continua evolución. Pena que las ventas fueran más importantes que las necesidades. Esperemos que su vida en las aula no se limite a meter software sin más.
Se merece tiempo, sin duda, antes de ponernos muy críticos con la herrmienta. Del mismo modo, hay que darse cuenta de que se necesita tiempo para introducirla en las aulas.
Sí a la competencias, no tanto a la alfabetización.

escajedo dijo...

SÍ a las competencias NO a la alfabetización. ¿Cómo unas sin otra?...

Jim Boton dijo...

Bueno, aunque la expresión parezca confusa, tampoco habrá que tomarla literalmente. Lo único que quería trasladar es la importancia de una sobre la otra.
Saber mucho de tecnología no implica un buen uso de la misma.

escajedo dijo...

Totalmente de acuerdo Jim y creo que estás ya en ello. Hago el comentario para reseñar que, actualmente, en nuestro medio educativo, al menos en el mío próximo, el principal problema en torno a la competencia TIC del profesorado radica precisamente en su bajo nivel técnico de partida (alfabetización). Todos manejamos nuestros e-mail, nuestros PPS, nuestra fotos y nuestros DOC; nuestros sitios web favoritos, nuestros datos administrativos y nuestros estudios promocionales (idiomas, bases de datos, experiencias, ponencias y demás “no-sé-qué…rados”, pero y a la vez, nos las vemos y deseamos al querer dar forma web (1, 2, o lo que venga) a nuestro trabajo docente entendiendo por tal el que realizamos CON nuestros alumnos, alumnos de clase, clase, ese pequeño lugar.

No quiero pecar (pecando) de provocador, pero la escasa competencia TIC del profesorado en general por un lado, junto a las poco recomendables habilidades TIC de nuestro alumnado (¿nativos?) por otro, me enerven más de la cuenta. Perdón si me paso.

Cristina dijo...

Llevo tiempo trabajando con mis alumnos a traves d la pizarra digital y permiteme disentir un poco de tus opiniones.Desde mi punto de vista la P.D.I centra la atención de los alumnos, favorece la comprensión de conceptos mediante la representación de procesos y simulaciones,facilita el acceso a una fuente inagotable de recursos didácticos multimedia, permite la comunicación audiovisual colectiva (videoconferencia)favorece el aprendizaje de técnicas de presentación pública de trabajos por parte de los alumnos....que no son pocas.
Si admito que estan infrautilizadas por falta en su mayor parte de preparacion y motivacion del profesorado.
Un saludo ,Miguel
http://pizarradixital.nireblog.com/

Carlos González Ruiz dijo...

Que interesante este pequeño debate que se ha abierto aquí. Siguiendo la línea de Cristina estoy de acuerdo que en las potencialidades que adquiere este instrumento. El problema es como utilizarlo, desde que concepción. Se ha hablado, desde mi punto de vista, de la formación del profesorado, el cual es la piedra angular de una real integración de las TICS, y es que una innovación tecnológica no produce una innovación pedagógica por si misma.

escajedo dijo...

Exactamente tiene el mismo problema un maestro al digitalizar tareas escolares en una escuela de Primaria que un pedagogo al teorizar sobre las TIC en una escuela de Magisterio. Ambos pierden perspectiva si carecen de conocimientos técnicos básicos (alfabetización). No es lo mismo producir contenidos en la web según patrones establecidos que crear contenidos propios según nuestras propias necesidades docentes. Me temo que, nuevamente, las editoriales acabarán haciéndolo mejor ¿? … La necesaria formación docente es permanente y a todos los niveles (por favor, no me hablen de lo de aprender a aprender, lo he escuchado tantas veces que ya no me dice nada).

Jim Boton dijo...

Sí, interesante desfile de comentarios el que se ha creado aquí. Gracias a todos. Desconcecté lo que pude el puente, pero de reojo miraba para aquí.
Bueno, yo creo que la idea en definitiva es la misma.
Cristina (o eres Miguel, de pizarra dixital¿?,aclara eso por favor), tienes razón. No discuto la capacidad de la pizarra digital, para nada, aunque sí creo que está valorada como un elemento de salvación, de "innovación"... yo creo en la innovación pedagógica, pero me gustaría que no fuese una innovación teórica, sí práctica. Estaremos todos de acuerdo en la diferencia existente que hay entre discurso y experiencia.
Ahora bien, con todo lo que puede suponer la herramienta, las ventajas las crea el profesorado, no la herramienta. La pizarra digital no centra la atención de los alumnos, eres tú, como individuo, el que hace que eso sea posible.
Hay una afirmación de Carlos que comparto 100%. El problema es que se sigue el mismo enfoque tradicional de la enseñanza-aprendizaje. Es una pizarra, claro. Ahora bien, está evolucionando, y no dudo de que se acabe conviertiendo en algo más (probablemente ya!). Que sea una herramienta más participativa (no 1 protagonista, muchos), y que no se convierta en llevar las actividades de la libreta a la pizarra (sabemos que pasa, o no?).
Pero y el profesorado? Creo que el debate nos conducía a este punto...
Señálar por otro lado que es mi 5ª entrada en el blog, y creo que hasta ahora sólo he mostrado un poco de rabia, en parte porque no me molan ciertas cosas. Por eso señalé, o así quería hacerlo, un poco la idea de marketing que dominan el mundo de la pizarra digital. Algo que debiera crear mayor debate, o eso creo.

Frankie dijo...

Para mí el problema de las PDI es que son herramientas de enseñanza, no de aprendizaje.

Y hasta aquí puedo leer...

Cristina dijo...

Hola si, soy Miguel de pizarradixital,no tengo cuenta en blogger y uso la de mi mujer de ahi lo de Cristina jaja.
Mira comento un poco lo que posteas:
Que no sea una innovación teórica, sí práctica, depende exclusivamente de nosotros,de como la utilicemos y del interes que tengamos en reciclarnos para saber sacarle todo su partido.
Mira en cuanto a las ventajas desde mi punto de vista no sólo las crea el profesorado.Si, en un tanto por ciento muy alto pero también la herramienta.
Un ejemplo:
"La realización de ejercicios conjuntos; todos miran hacia el mismo punto... Una sola imagen, acompañada de sonido, ayuda a centrar la atención de los alumnos en los contenidos..."

"Hacemos una busqueda en internet y compartimos la información visualmente,de este modo, surgen con más facilidad comentarios y preguntas de los alumnos. Entre todos se negocian los significados, se comparten conocimientos, resuelven las dudas."

Que las clases puedan ser más vistosas y audiovisuales (pantalla grande, sonido , movimiento...), ¿no facilita a los estudiantes el seguimiento de las explicaciones del profesor?
Yo creo y discrepo un poco contigo.Para mi, la pizarra SI ayuda a centrar la atención de los alumnos siempre y cuando sepamos darle un enfoque adecuado y no un enfoque tradicional al que alude Carlos.
Un saludo,Miguel